HORROR


El ataque fue brutal, desmedido y siniestro. Una chiquita de 10 años vivió una odisea que le será difícil de superar, y que además le dejó marcas en el cuerpo que llevará toda su vida. El hecho ocurrió ayer a la tarde, en la localidad bonaerense de Coronel Dorrego, cerca de Bahía Blanca. La víctima, hija de un matrimonio de docentes, iba por la ruta 72 en su bicicleta desde su casa hacia un club y fue atropellada por un auto. El conductor bajó del vehículo, revisó a la nena y se ofreció a llevarla hacia el hospital para que la atendieran. Allí comenzaría todo. La chiquita entonces subió al auto, pero el hombre tomó otro rumbo. La nena nunca imaginó lo que vendría. Fuentes del caso detallaron a Clarín.com que el conductor, en lugar de llevarla para que la asistan manejó hacia un descampado ubicado a 12 kilómetros de la ruta 3. Allí, la víctima, que había sido atada y amordazada con una cinta de embalar, fue violada y luego se desmayó. Todo empeoraría. El hombre aparentemente pensó que la nena había muerto y decidió terminar con su brutal plan borrando las huellas del hecho. Agarró un bidón con combustible, roció a la chiquita, intentó quemarla y se fugó dejando el cuerpo abandonado en el descampado. La víctima fue hallada con vida. "Aún herida, se arrastró hacia la ruta, donde fue vista por un camionero que la auxilió y llamó inmediatamente a la policía", dijo una fuente policial citada por Télam. Primero la trasladaron al Hospital de Agudos José Penna de Bahía Blanca y luego en avión al Garrahan, en Capital Federal. La chiquita quedó internada en terapia intensiva con quemaduras en un 60 por ciento de su cuerpo y, además, se constataron las lesiones vaginales por el abuso sexual. Una vez conciente, la chiquita relató los hechos a la Policía y logró describir a su atacante: un hombre alto, de ojos claros, joven y que se movilizaba en un auto color naranja.


La Policía de Coronel Dorrego, de Bahía Blanca, Tres Arroyos, Coronel Suárez, Azul y Necochea realizaron un operativo en la zona y poco después localizaron a un sospechoso: un plomero de 27 años que fue detenido.El apresado fue identificado como Mauro Schetel, quien solía circular por la ruta adonde atropellaron a la nena. "Es un hombre que hacía trabajos en Monte Hermoso y vive en Coronel Dorrego. Los datos aportados por la nena y los datos del auto aportados por los testigos nos llevaron a este hombre", señaló la fuente.


Los investigadores allanaron la casa del acusado, ubicada en calle Mitre al 2000 de Coronel Dorrego, y allí secuestraron un Renault 12 color naranja. También se incautaron prendas de vestir que estaban manchadas de sangre, un teléfono celular y otros elementos de prueba para incorporar a la investigación. Schetel quedó alojado primero en la estación de Policía de Coronel Dorrego, y será indagado mañana por el fiscal Sebastián Foglia, de la UFI 9 de Bahía Blanca, según afirmaron fuentes del caso a Clarín.com. La causa fue caratulada "abuso sexual en concurso real con homicidio en criminis causa en grado de tentativa".


Los padres de la víctima fueron trasladados hoy a la Capital Federal en un avión cedido por la gobernación bonaerense. En tanto, la Policía local realizaba hoy una profunda revisión en el lugar donde fue hallada la nena y en la casa del detenido. Schetel ya había sido acusado anteriormente de un abuso sexual y una tentativa de violación (en Coronel Dorrego y en Monte Hermoso). Además de la nena violada, dos testigos dijeron haberla visto subir al Renault 12.








La familia, vive en CORONEL SUAREZ, de donde soy yo. El sabia venir aca, y de hecho recuerdo haberlo visto a veces porque trabajaba como plomero con el padre, y creo que le habiamos dado un trabajo en casa para que hagan.


Aca, hay una conmocion terrible, ya que la familia era conocida y muy querida, an oser por este hijo. loco, que ya en el 2008 habia tenido una causa por ABUSO SEXUAL.


1 Response to "HORROR"

  1. Julia 19 de junio de 2008, 21:05
    Hoy a primera hora leí esta noticia y no me atreví a postearla por la impresión que me causó. No puedo creer que existan seres humanos así.

    Me imagino Maxi la conmoción que debe haber y no es para menos. Estos son los casos que a veces me hacen dudar si no sería capaz, de pasarme algo así, de hacer justicia por mano propia.

    Un beso